Preparación

  1. Introduce en primer lugar la cebolla, el ajo en el procesador de alimento y pulsa P.
  2. Coloca el gancho K en la olla de inducción y programa 25 minutos a 110º y a velocidad 2. Añade la picada de cebolla y ajo, sofríelo y añade el tomate, la sal y un poco de pimienta.
  3. Pasa el sofrito al vaso batidor y programa 3 minutos sin temperatura y a velocidad 4 para obtener una salsa de tomate casera.
  4. Para realizar la salsa, coloca el gancho K en la olla de inducción y programa 5 minutos a 110º y a velocidad mínima con 20 ml. de aceite. Cuando esté caliente, añade un poco de cebolla cortada previamente en el procesador. Una vez pasados los 5 minutos, añade la nata, 60 gr. de parmesano y programa 10 minutos a 100º y a velocidad mínima. Una vez mezclado, pásalo al vaso batidor y bátelo durante 3 minutos a velocidad 4.
  5. Corta la berenjena con piel en finas rebanadas, sazónalas con sal. Prepara una sartén con un poco de aceite y dora las dos caras de las berenjenas. Resérvalas.
  6. Precalienta el horno durante 10 minutos a 200º mientras cortas la mozzarella en finas láminas.
  7. Coloca una bandeja de horno por capas y por orden; berenjenas, tomate, queso parmesano, berenjenas, mozzarela y berenjena. Cúbrelas con la salsa de parmesano elaborada anteriormente y añade queso para gratinar encima.
  8. Introduce la bandeja en el horno durante 10 minutos a 180º y déjala reposar fuera durante cinco minutos antes de servir.

Descarga la receta de berenjenas parmesanas aquí.