Preparación

  1. Pica la cebolla En el procesador de alimentos con el disco de picar grueso. Reserva.
  2. Coloca el disco de picar fino y pica los ceps. Si te gustan trozos más pequeños, pásalos nuevamente por el procesador. Reserva.
  3. Añade la cebolla y el aceite en el bol. Coloca la batidora flexible y programa 7 minutos a 140º y velocidad 1 de remover.
  4. Incorpora la harina y programa 2 minutos.
  5. Añade a leche, los ceps, la pimienta blanca, la nuez moscada y la sal y cocina durante 6 minutos con hervor lento a 110º. Finalizado el tiempo, coloca la masa en una bandeja y deja enfriar en la nevera durante 1 hora para poder manejarla fácilmente.
  6. Forma las croquetas con dos cucharas para obtener una pieza de forma almendrada y del tamaño que desees.
  7. Báñalas en huevo batido y reboza con pan rallado.
  8. Calienta abundante aceite a 180º y fríe las croquetas por inmersión hasta que se tornen doradas. No introduzcas muchas a la vez, para que la temperatura del aceite no descienda y no se empapen demasiado.
  9. Deposita las croquetas en un plato con papel de cocina para que absorban el aceite sobrante.

Descarga la receta de Croquetas de ceps aquí.